+562 2 714 8760
contacto@cabezaycuello.cl
La Concepción 191 Oficina 201, Providencia.
Noticias Salud

Es difícil distinguir si un lunar es “raro” o no. Lo ideal es que los revise periódicamente un médico, que tiene instrumental indicado.

 

Unos 130 mil nuevos casos de cáncer de piel son diagnosticados cada año en el mundo, según la Organización Mundial de la Salud, OMS. Melanoma es uno de los que más aumentado en los últimos años, pasando su tasa de un 3% a un 7%, entre personas de raza blanca.

El melanoma maligno es la forma más mortífera de cáncer de piel, sin embargo, la mayoría puede curarse si se diagnostica precozmente y se realiza una escisión correcta de las lesiones, según OMS.
Algunos de los signos indicativos de malignización pueden ser: aumento rápido de tamaño, cambio de coloración, inflamación de la piel, hemorragia o ulceración de una lesión pigmentada. Las lesiones iníciales pueden ser planas y asemejarse a una peca extraña. El color no es uniforme, con áreas oscuras que contrastan con otras más claras. El cambio de coloración constituye un signo clínico especialmente importante.

 

La señal más importante para el melanoma es algún lunar nuevo en la piel o uno existente que haya cambiado en tamaño, forma o color. Un lunar que luce diferente a los otros lunares de su piel también puede ser una señal de advertencia.

 

Puede que sea difícil determinar si un lunar es normal o no, por lo que debe de mostrar cualquier cosa de la que no tenga certeza a su doctor.

 

Otras señales de advertencia son una llaga que no cicatriza, un enrojecimiento o una nueva inflamación más allá del borde, picazón, sensibilidad, o dolor y cambio en la superficie de un lunar (descamación, sangrado o una protuberancia o nódulo nuevo).

 

Contar lunares salva vidas
Es importante que tomemos el hábito de revisarnos la piel, preferiblemente una vez al mes. reconociendo el patrón de los lunares, las pecas y otras marcas que tengamos en la piel para poder detectar cualquier cambio.

 

Qué se considera un lunar normal
A menudo, un lunar normal es una mancha de color uniforme café, canela o negro en la piel. Puede ser plano o prominente, redondo u ovalado. Los lunares por lo general son de medio centímetro o menores, aproximadamente del tamaño del borrador de un lápiz o más chicos. Los lunares pueden estar presentes desde el nacimiento, o pueden surgir después.

 

Una vez que se ha originado un lunar, la mayoría de las veces conservará el mismo tamaño, forma y color por muchos años. Con el pasar del tiempo, algunos lunares pueden desaparecer.
La mayoría de las personas tienen lunares, y casi todos son inofensivos, pero es importante estar atentos sobre los cambios en un lunar (como su tamaño, forma o color), lo cual puede que sugiera que un melanoma esté originándose.

 

Cómo se trata un melanoma
Las lesiones sospechosas de pequeño tamaño (diámetro 6 mm) deben extirparse quirúrgicamente con un margen inicial de 3 ó 4 mm, explica la OMS. Si las lesiones son demasiado grandes como para extirparlas, deben tomarse muestras de biopsia para proceder a su examen. Siempre que sea posible debe determinarse la profundidad de la lesión, pues es éste un dato esencial a la hora de decidir sobre el tratamiento quirúrgico adicional, además de un importantísimo factor pronóstico.

La profundidad de invasión es un factor fundamental para saber cómo proceder y para establecer el riesgo de metástasis en zonas distantes.

 

Deja tu comentario

Nombre *
Email *
Mensaje *