+562 2 714 8760
contacto@cabezaycuello.cl
La Concepción 191 Oficina 201, Providencia.

Características del cáncer a la piel, Melanoma

melanoma

Este es un tumor de piel que se origina en las células pigmentadas, denominadas melanocitos, de ahí viene su color que generalmente es oscuro.

 

El melanoma es un tumor agresivo, que puede dar precozmente metástasis. El 10 % de los melanomas pueden originarse en otras estructuras distintas a la piel; pero que contienen melanocitos tal como la uvea del ojo, meninges, mucosa oral y del esófago, mucosa genital.

 

El único factor de riesgo controlable conocido es la exposición a la radiación ultravioleta, por lo cual la frecuencia de este tumor aumenta en medida que nos acercamos a la línea del Ecuador.

 

Sabemos actualmente que las personas con pieles blancas y delgadas son de mayor riesgo que aquellas pieles oscuras. También hay familias que tienen cierta agregación y presentan melanoma en distintas generaciones con mayor frecuencia que la población general.

 

La frecuencia de melanoma ha aumentado muchísimo las últimas 2 décadas. En parte, esto se explica por una mejor capacidad de diagnóstico, pero también hay un aumento real de frecuencia. Lo alarmante de esto es que asociado a esta frecuencia de diagnóstico ha aumentado la mortalidad asociada a melanoma en el mundo.

 

La única forma de evitar esta catástrofe es el diagnóstico precoz, para tratar tempranamente el tumor antes que dé metástasis. Esta es la justificación para resecar (extraer), cualquier lunar sospechoso, ya que el diagnóstico precoz es clave para detener la progresión de la enfermedad. Este diagnóstico precoz es aún más importante debido a que este tumor es resistente a la radioterapia y a la quimioterapia; por lo cual la única herramienta efectiva es la cirugía.

 

melanoma

El factor pronóstico más importante para definir el tratamiento y el futuro del paciente es la profundidad del tumor original. A su vez otra información importante es qué pasa con los ganglios de la región de drenaje; ya que las metástasis son ordenadas desde el tumor primario a los ganglios y de ahí a otros órganos (con la excepción del melanoma ocular).

 

Cuando el grupo ganglionar no tiene evidencia de metástasis corresponde realizar la ténica denominada ganglio centinela para tener certeza del estatus ganglionar.

 

Las formas clínicas de aparición de melanoma cutáneo son:

 

Melanoma nodular
Melanoma de diseminación superficial
Lentigo maligno
Melanoma acral (dedos; manos o pié).

 

El tratamiento es básicamente quirúrgico, se reseca el tumor original con un margen de 0,5 a 2 cm, según la profundidad de la lesión. Además se realiza ganglio centinela si corresponde. En caso de que exista enfermedad ganglionar, hay que resecar todo el grupo ganglionar completo. En caso de enfermedad local de alto riesgo (ej: ganglios (+) masivos), se puede agregar radioterapia local en intento de disminuir el riesgo de recidivas loco-regionales.

 

En caso de metástasis las posibilidades de terapia son escasas. Actualmente el PET-SCAN es una herramienta diagnóstica que ayuda mucho para descartar disemenación precoz ya que es capaz de detectar metástasis de hasta 4mm.

 

Cáncer a la piel y tratamiento de Melanoma

melanoma

El tratamiento inicial de melanoma consiste en cirugía y en adecuada etapificación del estado ganglionar que se hace con ganglio centinela. En caso de enfermedad ganglionar evidente corresponde hacer vaciamiento ganglionar completo del área afectada. De esta forma, más exámenes complementarios para descartar metástasis, se identifican pacientes de bajo o de alto riesgo. Pacientes de alto riesgo o con enfermedad avanzada se puede realizar terapias adyuvantes. Es muy importante el apoyo de un especialista en melanoma para guiar la terapia más adecuada en cada paciente.

 

Cirugía: consiste en resecar el tumor (melanoma) con márgenes adecuados según la profundidad de este. Tiene indicación de cirugía la satelitosis y las metástasis en tránsito. En ocasiones muy puntuales puede recurrirse a cirugía para la resección de metástasis.

 

Cirugía Ganglionar: en caso de no existir enfermedad ganglionar evidente se realiza ganglio centinela. En caso de enfermedad ganglionar evidente o ganglio centinela positivo se realiza vaciamiento ganglionar formal del área comprometida.

 

Radioterapia: se reserva para el tratamiento de enfermedad ganglionar masiva o con ruptura ganglionar. El sitio primario se irradia en caso de satelitosis o recidivas mayores. En el caso de melanoma desmoplásico neurotrópico también puede ser útil. En ocasiones se pueden irradiar algunas metástasis como las cerebrales.

 

Vemurafenib: anticuerpo monoclonal para pacientes de muy alto riesgo o con enfermedad metastásica. La condición de su uso depende de que el tumor tenga la mutación genética V600 del gen BRAF. Si es así es su primera indicación.

 

Ipilimumab: anticuerpo monoclonal para pacientes con enfermedad metastásica que se utiliza en caso de progresión de enfermedad utilizando vemurafenib o en caso de no tener mutación en gen BRAF. Ha demostrado aumento significativo de sobrevida.

 

Interleukina 2: comparado con las drogas anteriores su beneficio es marginal.

 

Interferon alfa: utilizado como agente único, en los estudios recientes no ha demostrado impacto significativo en mejora de sobrevida.

 

Quimioterapia: la quimioterapia se ha utilizado en enfermedad anvanzada por muchos años y en diversas combinaciones incluyendo dacarbazina, paclitaxel y otros. Sus beneficios son discutibles (no mayor 20%) versus su efectos colaterales. Nuevas drogas del tipo anticuerpos monoclonales han demostrado ser mas efectivas.

 

Vacunas: existen básicamente dos vacunas: una comercial ideada contra un glicopeptido de membrana, la cual estuvo muy en boga a comienzo año 2000, y otra que se desarrolla en base a propio tumor del paciente. Las vacunas tiene el objetivo de estimular el sistema inmune para que sea este el que ataque a las células de melanoma.

 

Fucoidan: es un suplemento alimenticio que estimula a las células NK (natural killer) para que estas ataquen al melanoma y estimula la apoptosis (muerte celular). Cae dentro de la categoría de medicina complementaria ya que no hay grandes estudios clínicos con su uso, pero en laboratorio ha demostrado este efecto antitumoral y no tiene efectos adversos.